E-book Crimenes de Rue Morge, Los

SAGA Egmont

Edgar Allan Poe

Referencia BKW49815
E-book Libro electrónico. ¡Descarga inmediata!
USD $ 3,30
Cantidad

La novela trata sobre dos amigos que viven en una mansión abandonada en París. Uno es C. Auguste Dupin y el otro se trata del narrador de la propia novela. Estos dos amigos se encargan de la investigación por el asesinato sin escrúpulos de dos mujeres de la nobleza francesa. Estas damas fueron encontradas en su casa cruelmente mutiladas, y no hay pistas aparentes para encontrar al homicida. Sin embargo, Dupin y su amigo deciden llevar a cabo la investigación de este macabro asesinato por su cuenta. Esta historia está envuelta en una trama llena de misterios, crímenes y sangre. Si eres de los que disfruta de la tensión y el suspenso, esta novela es para ti.-
Estado
Nuevo
Isbn
9788726520958
Peso
220.48 KB
Número estimado de páginas
30
Idioma
Español
Tipo
Ebook
Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe

Autor

(Boston, 1809-Baltimore, 1849) vivió una vida marcada por la necesidad y la desgracia: huérfano desde muy pequeño, escritor profesional con constantes altibajos económicos, viudo tras el fallecimiento de su joven esposa, su prima Virginia Clemm. Pero su obra sentó las bases de la literatura del futuro. Si el genio es la capacidad de «crear un tópico nuevo», como afirmaba Baudelaire (que lo tradujo y vivió poseído por este «escritor de los nervios»), de Poe surgen las reglas más fecundas de la literatura moderna. Por ejemplo, las del flaneurismo y el individuo perdido entre las masas de las ciudades. O las del cuento de terror psicológico, del que fue maestro en piezas célebres como «La caída de la Casa Usher» o «El corazón delator». O los elementos que definen el género policíaco, con las historias protagonizadas por Auguste Dupin, el primer detective. Poe fijó incluso las claves de una poesía moderna, urbana y «desromantizada» que da pie a las vanguardias del siglo XX y llevó a Stéphane Mallarmé a definirlo como «el dios intelectual de su siglo». Su muerte, con apenas cuarenta años de edad (¿alcoholismo?, ¿sobredosis?, ¿suicidio?), sigue siendo un misterio.