Libro impreso Metafísica de las costumbres

no-image
Trotta

Arthur Schopenhauer

Año de edición 2001
Referencia TRF10059
USD $ 28,08
Este producto ya no está disponible
Esta obra representa una recreación de la cuarta y última parte de El mundo como voluntad y representación, es decir, de aquélla que se interesa por la moral; en realidad. A Schopenhauer le gustaba comparar su sistema filosófico con la Tebas de las cien puertas, indicando con ello que siempre se viene a parar al mismo centro neurálgico, cualquiera que sea la vía de acceso escogida. Sin duda, su mayor anhelo era el de integrar todas las parcelas del saber en una partitura homogénea y armónica, en donde las claves morales quedasen bien orquestadas con los compases de la estética o los acordes de la epistemología.
Estado
Nuevo
Isbn
978-84-8164-448-7
Peso
0.42 kg.
Código de barras
9788481644487
Formato
15 x 23 cm
Número de páginas
204
Año de edición
2001
Edición
1
Encuadernación
Rústica
Tipo
Impreso
Colección
Clásicos de la cultura
Arthur Schopenhauer

Arthur Schopenhauer

Autor

Contemporáneo de otros grandes pensadores como Goethe, Fichte o Schleiermacher, desarrolló una filosofía post-kantiana que a día de hoy mantiene una gran influencia, y que fue muy significativa en el pensamiento de otros filósofos como Nietzsche o Freud.

La principal obra de Schopenhauer fue El mundo como voluntad y representación (1819), en principio no tuvo gran acogida, y durante la mayor parte de su vida se vio incomprendido, constantemente en conflicto con otros filósofos mejor considerados como Hegel, con quien mantuvo una disputa constante en sus diferentes apreciaciones ideológicas.

Aunque comenzó estudiando comercio, por deseo paterno, tras la muerte de su padre abandonó estos estudios para empezar a estudiar Medicina, campo que también dejó al interesarse definitivamente por la Filosofía, en la que terminó doctorándose.

Influido por el orientalista Friedrich Majer, su estudio de la filosofía hindú y del budismo influyó en el desarrollo de sus tesis, adoptando conceptos como el nirvana y la negación del deseo para complementar su percepción de lo que él llamaba “la voluntad”, la naturaleza innata experimentada y adoptada por cada ser en el tiempo y en el espacio.

Schopenhauer falleció de un paro cardiorrespiratorio en su casa de Frankfurt, ciudad en la que llevaba viviendo 28 años tras huir de una epidemia de cólera desatada en Berlín.