search
Subtotal USD $ 0,00
Total USD $ 0,00
  • Impreso
Espectros de Marx. El...

Espectros de Marx. El estado de la deuda, el trabajo del duelo y la nueva Internacional

  • Año de edición 2012
USD $ 31,98

Partiendo de la distinción entre la justicia y el derecho, y debatiéndose entre dos puntos de vista (el de la herencia y el del mesianismo del filósofo alemán), Espectros de Marx es sobre todo el testimonio —o la apuesta intempestiva— de una toma de posición. Derrida se muestra partidario de un cierto marxismo que contrarreste la imperante doctrina capitalista y que acalle las constantes e insistentes voces que, en un determinado espacio geopolítico, niegan la pervivencia del pensamiento de Marx y afirman su imposible recuperación.

Partiendo de la distinción entre la justicia y el derecho, y debatiéndose entre dos puntos de vista (el de la herencia y el del mesianismo del filósofo alemán), Espectros de Marx es sobre todo el testimonio —o la apuesta intempestiva— de una toma de posición. Derrida se muestra partidario de un cierto marxismo que contrarreste la imperante doctrina capitalista y que acalle las constantes e insistentes voces que, en un determinado espacio geopolítico, niegan la pervivencia del pensamiento de Marx y afirman su imposible recuperación.
  • Formato
    Impreso
  • Estado
    Nuevo
  • Isbn
    978-84-9164-064-9
  • Peso
    0.27 kg.
  • Tamaño
    15 x 23 cm.
  • Número de páginas
    198
  • Año de edición
    2012
  • Edición
    5
  • Encuadernación
    Rústica
  • Referencia
    TRC10228
  • Colección
  • Código de barras
    9788481640649
Jacques Derrida

Jacques Derrida

Autor

Nacido en El-Biar (Argelia) en 1930, es uno de los pensadores mayores de la escena filosófica del presente, señalada por la estrategia de la deconstrucción ligada a su nombre. Fue director de estudios de la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París, donde impartió seminarios hasta su fallecimiento en 2004, además de profesor visitante en diversas universidades norteamericanas. En una entrevista concedida pocos meses antes de su muerte, Derrida se despedía con estas palabras: «Somos estructuralmente supervivientes, estamos marcados por esta estructura de la huella, del testamento. Pero […] la deconstrucción está siempre del lado del sí, de la afirmación de la vida».